AAP Madrid 200/2010, 7 de Septiembre de 2010

Ponente:RAMON BELO GONZALEZ
Número de Recurso:672/2009
Procedimiento:RECURSO DE APELACIóN
Número de Resolución:200/2010
Fecha de Resolución: 7 de Septiembre de 2010
Emisor:Audiencia Provincial - Madrid, Sección 21ª
RESUMEN

PROCEDIMIENTO MONITORIO. CAPACIDAD. Nada impide que la persona jurídica, actuando a través de sus representantes orgánicos (los administradores) otorguen un poder para comparecer en juicio, lo que sucede es que ese poder, por imperativo del número 1 del artículo 543 de la Ley Orgánica 6/1985, de 1 de julio, del Poder Judicial, no puede otorgarse a favor de persona física que no sea un Procurador ... (ver resumen completo)

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

AUD.PROVINCIAL SECCION N. 21

MADRID

AUTO: 00200/2010

AUDIENCIA PROVINCIAL DE MADRID

Sección 21

18020

C/ FERRAZ, 41

Tfno.: 914933872-73-06-07 Fax: 914933874

N.I.G. 28000 1 7010713 /2009

Rollo: RECURSO DE APELACION 672 /2009

Proc. Origen: MONITORIO 342 /2008

Órgano Procedencia: JDO. 1A.INST.E INSTRUCCION N. 4 de PARLA

Ponente: ILMO. SR. D. RAMÓN BELO GONZÁLEZ

D.O.

De: CELERIS SERVICIOS FINANCIEROS SA

Procurador: SIN PROFESIONAL ASIGNADO

Contra:

Procurador:

A U T O

Magistrados Ilmos. Sres.:

Dª ROSA Mª CARRASCO LÓPEZ

D. RAMÓN BELO GONZÁLEZ

Dª Mª ALMUDENA CÁNOVAS DEL CASTILLO PASCUAL En Madrid, a siete de septiembre de dos mil diez. La Sección Vigesimoprimera de la Audiencia Provincial de Madrid, compuesta por los Señores

Magistrados expresados al margen, ha visto en grado de apelación los autos de juicio monitorio número 342/2008, procedentes del Juzgado de 1ª Instancia nº 4 de Parla, seguido por Celeris Servicios Financieros s.a. como apelante-demandante.

VISTO, siendo Magistrado Ponente el Ilmo. Sr. D. RAMÓN BELO GONZÁLEZ.

ANTECEDENTES DE HECHO

La Sala acepta y da por reproducidos los antecedentes de hecho de la resolución recurrida.

PRIMERO

Por el Juzgado de 1ª Instancia nº 4 de Parla, en fecha 26 de mayo de 2008, se dictó auto, cuya parte dispositiva es del tenor literal siguiente: "Se decreta la inadmisión a trámite de la demandan de petición inicial de proceso monitorio presentada por MIGUEL ÁNGEL IBÁÑEZ RICO, Letrado, en nombre de la entidad CELERIS SERVICIOS FINANCIEROS S.A., se presentó demanda de juicio monitorio contra Romulo, en reclamación de la cantidad de CUATROCIENTOS TREINTA Y DOS EUROS CON TREINTA Y DOS CÉNTIMOS DE EURO (432,32)."_

SEGUNDO

Notificado el mencionado auto, contra el mismo, después de preparado, se interpuso recurso de apelación, por la parte demandante, remitiéndose las actuaciones a esta Sección, ante la que no se ha practicado prueba alguna._

TERCERO

Por providencia de esta Sección, de 22 de julio de 2010, se acordó que no era necesaria la celebración de vista pública, señalándose para deliberación, votación y fallo el día 6 de septiembre de 2010._

CUARTO

En la tramitación del presente procedimiento han sido observadas en ambas instancias las prescripciones legales.

RAZONAMIENTOS JURIDICOS
PRIMERO

Por los mismos razonamientos jurídicos que se tuvieron en cuenta para dictar el auto apelado, que no han sido desvirtuados por la parte recurrente y que ahora se dan por reproducidos, procede su confirmación.

SEGUNDO

Por la persona jurídica denominada Celeris Servicios Financieros s.a. presentó, el día 26 de mayo de 2008, escrito inicial de proceso monitorio don Miguel Ángel Ibáñez Rico, quien ni es administradora de la sociedad ni Procuradora de los Tribunales.

TERCERO

En base al criterio de esta Sala, sostenemos que, en aquellas actuaciones judiciales para las que no es obligatorio que la parte litigante actúe representada por un Procurador de los Tribunales, tendrá que comparecer en juicio, la parte litigante que sea una persona jurídica, por medio de su representante orgánico que, en el caso de una sociedad anónima o de responsabilidad limitada, no es otro que su administrador, y, si lo hace a través de un representante voluntario, ese representante voluntario, única y exclusivamente puede ser alguien que sea Procurador de los Tribunales.

CUARTO

Toda persona, tanto física como jurídica, puede en principio (salvo excepciones que no son del caso), ejecutar cualquier acto jurídico por sí mismo o valiéndose de otra persona que le represente y que, en ese acto jurídico, actúa en nombre del representado y de manera tal que los efectos jurídicos de lo que realiza se producen siempre y de modo directo en la esfera jurídica del representado y nunca en la del representante. Nos ceñimos ahora a la actuación representativa "directa" (cuando el representante actúa en nombre e interés del representado-contemplatio domini-) en base a un previo apoderamiento (acto jurídico de concesión de un poder) otorgado por el representado o "dominus" a favor del representante (rige, de entrada el principio de la libertad de forma, pudiendo ser expreso, tácito o derivado de hechos concluyentes -artículo 1.710 del Código Civil -) por mor de la cual se produce el efecto denominado "heteroeficacia" del acto jurídico de gestión representativa por el que los efectos jurídicos de la actuación del representante repercuten en el representado y no en el representante (artículos 1.259 y 1.725 del Código Civil ). Pudiendo ser representante cualquier persona siempre que tenga capacidad para contratar.

La comparecencia en juicio es un acto jurídico como cualquier otro, de ahí que, en principio, pueda llevarlo a cabo cualquier persona, física o jurídica, que sea parte en el proceso, por sí misma o valiéndose de cualquier otra persona con capacidad para contratar que previamente apoderada lo represente con heteroeficacia de su actuación jurídica.

Pero ello es sólo en principio, ya que, respecto del concreto acto jurídico de la comparecencia en juicio, se establece, en cuanto a la doctrina general de la representación voluntaria, las tres siguientes excepciones:

  1. Frente al principio de la libertad de forma del apoderamiento, el poder para comparecer en juicio tiene que constar en documento autorizado por Notario o en acta judicial (número 5º del artículo 1.280 del Código Civil : "Deberá de constar en documento público el poder general para pleitos"; y número 1 del artículo 24 de la Ley 1/2000 de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil : "El poder en que la parte otorgue su representación al procurador habrá de estar autorizado por Notario o ser conferido por comparecencia ante el Secretario Judicial del tribunal que haya de conocer del asunto").

  2. Al principio de que puede ser representante cualquier persona siempre que tenga capacidad para contratar, se añade el requisito de que sea un Procurador de los Tribunales. Así se dice en el número 1 del artículo 543 de la Ley Orgánica 6/1985, de 1 de julio, del Poder Judicial, que: "Corresponde exclusivamente a los Procuradores la representación de las partes en todo tipo de procesos, salvo cuando la ley autorice otra cosa". Precepto, cuya incardinación dentro de la Ley Orgánica del Poder Judicial, proviene de la Ley Orgánica 19/2003 de 23 de diciembre, que trasladó, el contenido del número 1 del artículo 438 de la redacción originaria de la Ley Orgánica del Poder Judicial, al actual numero 1 del artículo 543 .

    Se establece una regla general y una excepción:

    A/ Regla general: Se consagra el monopolio total y absoluto de los Procuradores de los Tribunales para la realización del acto jurídico de la comparecencia en juicio mediante o a través del...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA