Sentencia nº 446/2013 de AP Pontevedra, Sección 1ª, 29 de Noviembre de 2013

Procedimiento:CIVIL
Ponente:JACINTO JOSE PEREZ BENITEZ
Fecha de Resolución:29 de Noviembre de 2013
Número de Resolución:446/2013
Número de Recurso:517/2013
Emisor:Audiencia Provincial - Pontevedra, Sección 1ª
RESUMEN

CONTRATO MERCANTILES. CONDICIONES GENERALES DE CONTRATACIÓN. CONTRATO DE PRÉSTAMO HIPOTECARIO. El razonamiento que apoya el motivo peca una vez más de falta de concreción a las circunstancias del caso, perdiéndose en invocaciones genéricas apropiadas si el contrato hubiera sido concertado por un consumidor, pero inanes si de lo que se trata es de realizar el control de contenido de un contrato... (ver resumen completo)

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

AUD.PROVINCIAL SECCION N. 1

PONTEVEDRA

SENTENCIA: 00446/2013

Rollo: RECURSO DE APELACION (LECN) 517/13

Asunto: ORDINARIO 255/12

Procedencia: MERCANTIL NÚM. 2 PONTEVEDRA

LA SECCION PRIMERA DE LA AUDIENCIA PROVINCIAL DE PONTEVEDRA, COMPUESTA POR LOS ILMOS MAGISTRADOS

  1. FRANCISCO JAVIER VALDÉS GARRIDO

    Dª MARIA BEGOÑA RODRÍGUEZ GONZÁLEZ

  2. JACINTO JOSÉ PÉREZ BENÍTEZ,

    HA DICTADO

    EN NOMBRE DEL REY

    LA SIGUIENTE

    SENTENCIA NUM.446

    En Pontevedra a veintinueve de noviembre de dos mil trece.

    Visto en grado de apelación ante esta Sección 001 de la Audiencia Provincial de PONTEVEDRA, los autos de procedimiento ordinario 255/12, procedentes del Juzgado Mercantil núm. 2 de Pontevedra, a los que ha correspondido el Rollo núm. 517/13, en los que aparece como parte apelante-demandante: PORTAS Y ACUÑA INMOBILIARIA SL, representado por el Procurador D. MARIA AMOR ANGULO GASCÓN, y asistido por el Letrado D. JUAN JOSÉ PÉREZ BARREIRO, y como parte apelado- demandado: BANCO POPULAR ESPAÑOL SA, representado por el Procurador D. JOSE ANTONIO FANDIÑO CARNERO, y asistido por el Letrado D. ALFONSO ESPADA MENDEZ, y siendo Ponente el Magistrado Ilmo. Sr. D. JACINTO JOSÉ PÉREZ BENÍTEZ, quien expresa el parecer de la Sala.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO

Por el Juzgado Mercantil núm. 2 de Pontevedra, con fecha 22 julio 2013, se dictó sentencia cuyo fallo textualmente dice:

"Que DESESTIMO ÍNTEGRAMENTE la demanda interpuesta por la Procuradora de los Tribunales Doña María del Mar Angulo Gascón, en nombre y representación de PORTAS Y ACUÑA INMOBILIARIA, SL contra BANCO POPULAR ESPAÑOL, SA, DEBO ABSOLVER Y ABSUELVO a BANCO POPULAR ESPAÑOL, SA de todas las pretensiones de la parte actora.

Las costas procesales se imponen a la parte actora."

SEGUNDO

Notificada dicha resolución a las partes, por Portas y Acuña Inmobiliaria SA, se interpuso recurso de apelación, que fue admitido en ambos efectos, por lo que se elevaron las actuaciones a esta Sala para la resolución de este recurso.

TERCERO

En la tramitación de esta instancia se han cumplido todas las prescripciones y términos legales.

Fundamentos de derecho

PRIMERO

Es objeto de recurso la sentencia de primera instancia dictada por el juzgado de lo mercantil, que desestimó la acción de nulidad ejercitada por la representación procesal de Portas y Acuña Inmobiliaria, S.L. en relación con la cláusula suelo incorporada al contrato de préstamo hipotecario concertado con la demandada, Banco Popular, S.L.

La sentencia ahora recurrida partió del presupuesto fundamental de declarar como hecho probado que la entidad actora no ostentaba la condición de consumidor a efectos de la aplicación de la normativa sectorial sobre control de cláusulas abusivas y seguidamente da respuesta a las numerosas cuestiones planteadas en el escrito de demanda y contestación.

En esencia, tras un largo exordio sobre la evolución jurisprudencial de la teoría del control de las cláusulas contractuales en contratos de adhesión y sometidos a condiciones generales, la sentencia afirma que la cláusula en cuestión reúne la condición de tratarse de una condición general de la contratación, sujeta por tanto a la Ley de Condiciones Generales de la Contratación, 7/1998, de 13 de abril (LCG, en adelante), conclusión que obtiene tras la valoración del material probatorio aportado al proceso, singularmente de la declaración del testigo Sr. Jesús Carlos, director de la sucursal de la entidad bancaria en la que se celebró el contrato. A continuación, la sentencia examina desde un punto de vista teórico la cuestión relativa al control de las condiciones generales en relación con el objeto principal del contrato, con continuas referencias a la conocida sentencia del TS de 9 de mayo de 2013 de la que, en el fundamento jurídico sexto, afirma que su doctrina resulta inaplicable al caso, en la medida en que el control reforzado de transparencia se limita a los contratos concertados con consumidores. Finalmente, el fundamento jurídico séptimo analiza las alegaciones de las partes en relación con la posible nulidad de la cláusula en cuestión y sostiene: a) que la cláusula suelo no es un elemento esencial del contrato, aunque forme parte del objeto principal del mismo;

  1. que el art. 1256 del Código Civil (invocado por el demandante como fundamento de la pretensión) deviene inaplicable precisamente por tal circunstancia; y c) insiste en que el control de contenido sobre abusividad sólo es predicable de contratos concertados con consumidores.

    Sobre la base de todo lo anterior, la sentencia, siguiendo una línea de argumentación circular, vuelve a concluir que el control de contenido no es aplicable a contratos entre empresarios.

    El recurso de apelación formulado por la demandante reproduce en buena medida los mismos argumentos expuestos en la demanda inicial. El recurso se inicia con una argumentación en la que la parte combate el razonamiento de la sentencia relativo a la inaplicabilidad con carácter general de la sentencia del Pleno de la Sala Primera del TS sobre las cláusulas suelo, reconduciendo la cuestión al análisis del control de incorporación de la cláusula, (cuestión que, ciertamente, quedó inédita en la argumentación de la resolución recurrida, más allá de las imprecisas referencias generales contenidas en sus fundamentos jurídicos cuarto y sexto); seguidamente, el núcleo de la argumentación del recurrente se desarrolla en un segundo epígrafe que se subdivide en cuatro apartados, dedicados respectivamente a: a) la nulidad de la cláusula por vulneración de los arts. 1256, 1266 y 1269 del Código Civil ; b) nulidad de la cláusula por infracción de la buena fe contractual;

  2. nulidad de la cláusula por desequilibrio importante en los derechos y obligaciones de las partes; y d) nulidad

    de la cláusula por abuso de posición dominante.

    La parte recurrida se opone a la estimación del recurso, solicitando la íntegra confirmación de la sentencia de primera instancia.

    La Sala considera que el recurso se ha de ver desestimado, por las razones que exponemos a continuación.

SEGUNDO

El control de incorporación, de transparencia y de contenido en contratos con condiciones generales .

Como es bien sabido, desde los años setenta del pasado siglo se fue abriendo paso en Europa el control del contenido de los contratos en los que la libertad de los contratantes se veía menoscabada por la inclusión de contenidos abusivos por la parte más fuerte de la relación jurídica, especialmente en contratos de adhesión, consustanciales al proceso de estandarización contractual consecuencia del tráfico jurídico en masa de bienes y servicios.

Tal forma de legislar suponía una quiebra con los postulados del Derecho contractual plasmado en los textos de la época codificadora, reflejo de la mentalidad liberal que los inspiró,...

Para continuar leyendo

REGÍSTRATE GRATIS