SAP Las Palmas 391/2007, 11 de Octubre de 2007

Ponente:JOSE ANTONIO MORALES MATEO
Número de Recurso:219/2007
Procedimiento:CIVIL
Número de Resolución:391/2007
Fecha de Resolución:11 de Octubre de 2007
Emisor:Audiencia Provincial - Las Palmas, Sección 3ª
RESUMEN

ARRENDAMIENTO. La indemnización de daños y perjuicios, derivada tanto de la culpa contractual como de la extracontractual, supone el resarcimiento económico del menoscabo producido al perjudicado y, en consecuencia, la reparación tiene que ser en principio total, a fin de restablecer la situación patrimonial anterior a la causación del daño, de manera que el acreedor no sufra merma, pero tampoco... (ver resumen completo)

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

SENTENCIA

Iltmos. Sres.

Presidente:

D./Dª. Ricardo Moyano García Magistrados:

D./Dª. Ildefonso Quesada Padrón

D./Dª. José Antonio Morales Mateo (Ponente)

En Las Palmas de Gran Canaria, a 11 de octubre de 2007.

SENTENCIA APELADA DE FECHA: 10 de julio de 2006 APELANTE QUE SOLICITA LA REVOCACIÓN: D./Dña. Carlos Daniel

VISTO, ante la AUDIENCIA PROVINCIAL SECCIÓN TERCERA, el recurso de apelación admitido a la parte demandante, en los reseñados autos, contra la sentencia dictada por el JDO. 1A.INST.E INSTRUCCION N. 2 de ARRECIFE de fecha 10 de julio de 2006, seguidos a instancia de D./Dña. Carlos Daniel representados por el Procurador D./Dña. Palmira Cañete Abengochea y dirigido por el Letrado D./Dña. Gladys Acuña Machín, contra D./Dña. Juan Ramón representado por el Procurador D./Dña. Pilar García Coello y dirigido por el Letrado D./Dña. Yaiza María Quesada Santana.

ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO

El Fallo de la Sentencia apelada dice:

"En atención a lo expuesto, y en virtud de las facultades que me confiere el Ordenamiento Jurídico, he decidido estimar parcialmente la demanda interpuesta por el procurador Sra. hernández Eugenio, en nombre y representación de D. Carlos Daniel, coantra D. Juan Ramón, condeno al mismo a que abone al actor la cantidad de 930,01 euros, sin hacer expresa imposición de costas.- He decidido estimar parcialmente la demanda reconvencional interpuesta por el procurador Sra. Hernández Manchado, en nombre y representación de D. Juan Ramón, contra D. Carlos Daniel, condeno al mismo a que abone al actor reconvenido la cantidad de 5.580 euros en concepto de rentas vencidas y no satisfechas por el demandado, más la cantidad de 3.189,19 euros en concepto de daños y perjuicios ocasionados por este, más los intereses establecidos en el Fundamento de Derecho quinto de la presente resolución, desde la interpelación Judicial, con expresa condena en costas a dicho demandado, D. Carlos Daniel.- Notifiquese esta resolución a las partes.- Esta Sentencia no es firme y contra la misma cabe recurso de apelación ante este juzgado en cinco días, que se resolverá por la Audiencia Provincial de Las Palmas.- Así por esta mi Sentencia, de la que se deducirá testimonio para su unión a los autos, lo pronuncio, mando y firmo."

SEGUNDO

La relacionada sentencia, se recurrió en apelación por la indicada parte de conformidad a lo dispuesto en el artículo 457 y siguientes de la Ley de Enjuiciamiento Civil, y no habiéndose practicado prueba en esta segunda instancia, y tras darle la tramitación oportuna se señaló para su estudio, votación y fallo el día 24 de Septiembre de 2007.

TERCERO

Se ha tramitado el presente recurso conforme a derecho, y observando las prescripciones legales. Es Ponente de la Sentencia el Iltmo. Sr./a. D./Dña. José Antonio Morales Mateo, quien expresa el parecer de la Sala.

FUNDAMENTOS DE DERECHO
PRIMERO

El primer pronunciamiento atacado por el recurso en el relativo a la no estimación de la cantidad empleada por el arrendatario actor en la reparación de avería eléctrica consistente en la colocación de interruptores, enchufe y cuadro principal de mando de protección por importe de 680 euros. Entendió el Juez de instancia que no se había acreditado que se encontrara en mal estado a la entrega de la vivienda y sí que la avería se produjo por falta de diligencia del arrendatario.

Es doctrina reiterada y pacífica que la observancia de los principios de inmediación, oralidad y contradicción, implican que por regla general, deba concederse singular autoridad a la apreciación de la prueba llevada a cabo por el Juzgador en cuya presencia se practicaron. Es este Juzgador, y no el de alzada, quien goza de la especial y exclusiva facultad de intervenir en la práctica de la prueba y de valorar correctamente su resultado, apreciando personal y directamente, sobre todo en la prueba testifical su expresión, comportamiento, rectificaciones, dudas, vacilaciones, seguridad, coherencia, y en definitiva, todo lo que afecta a su modo de narrar los hechos sobre los que son interrogados haciendo posible, a la vista del resultado objetivo de los distintos medios de prueba, formar en conciencia su convicción sobre la verdad de lo ocurrido. De tales ventajas, derivadas de la inmediación y contradicción en la práctica de la prueba carece sin embargo el tribunal de apelación llamado a revisar esa valoración en la segunda instancia. Únicamente su criterio valorativo deberá rectificarse cuando carezca del necesario apoyo de pruebas validamente...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA