SAP Cantabria 55/2007, 4 de Abril de 2007

Ponente:MARIA RIVAS DIAZ DE ANTOÑANA
Número de Recurso:36/2007
Número de Resolución:55/2007
Fecha de Resolución: 4 de Abril de 2007
Emisor:Audiencia Provincial - Cantabria, Sección 1ª
RESUMEN

OTRAS FALTAS

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

AUD.PROVINCIAL SECCION N. 1

SANTANDER

SENTENCIA: 01055/2007

AUDIENCIA PROVINCIAL DE CANTABRIA rollo RJ 36/07

Sección Primera

-------

S E N T E N C I A 55/07

En la Ciudad de Santander, a cuatro de Abril de dos mil siete.

La Ilma. Sra. Doña María Rivas Díaz de Antoñana, Magistrado de la Sección Primera de esta Ilma. Audiencia Provincial de Cantabria, ha visto en grado de apelación los autos de juicio de faltas núm. 205/06 del Juzgado de Instrucción núm. Uno de Castro Urdiales, Rollo de Sala núm. 36/07, seguidos por falta contra el patrimonio, siendo denunciante Jesús Luis y denunciada Sonia, con intervención del Ministerio Fiscal.

En esta Segunda instancia ha sido parte apelante Sonia.

ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO

Por el Juzgado ya mencionado, en fecha seis de noviembre de dos mil seis, se dictó Sentencia cuyo relato de Hechos Probados y Fallo son del tenor literal siguiente:

Hechos Probados: Se declara probado que en el mes de Julio de 2005 a Jesús Luis se le extravió el perro de su propiedad llamado Cachas, de raza Spiz. Queda Igualmente probado que el 12/8/2005 Sonia, acomapañada por su novio y un amigo, encontró al animal en esta localidad, por lo que lo llevó a una clínica veterinaria y, posteriormente, a la Policía Local de Castro con intención de devolverlo a su dueño. Al ser informada en las dependencias policiales de que el perro sería conducido a la perrera municipal, la denunciada decidió tener al animal consigo hasta que apareciese su dueño, dejando para ello sus datos de contacto a la Policía Local. Ha quedado probado que a finales de abril o primeros de mayo de este año la denunciada se puso en contacto con la Policía Local de Castro Urdiales, preguntando si el perro había sido reclamado por su dueño. Se le respondió que no, por lo que se dirigió con el animal a la clínica veterinaria San Francisco, donde se procedió a la lectura del chip de identificación, conociendo así los datos del propietario. Puesto en contacto el propietario con la denunciada, ésta, en un primer momento, accedió a devolverle el animal, pero posteriormente se negó a ello, siendo su intención la de quedarse con el perro. Ha quedado probado que el valor aproximado del animal es de 300 euros y que la denunciada ha empezado recientemente a trabajar como auxiliar de enfermería en una clínica privada.

Fallo: Que debo condenar y condeno a Sonia como...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA