SAP Murcia 251/2002, 24 de Junio de 2002

Ponente:FRANCISCO CARRILLO VINADER
Número de Recurso:256/2002
Procedimiento:CIVIL
Número de Resolución:251/2002
Fecha de Resolución:24 de Junio de 2002
Emisor:Audiencia Provincial - Murcia, Sección 1ª
RESUMEN

TESTAMENTO. NULIDAD. El dinero es un bien fungible y consumible jurídicamente, por lo que por si no puede apreciarse que la entrega del mismo a un tercero constituya una comunidad romana por cuotas. Si la madre se apoderó para sí del dinero que fue entregado a los beneficiarios del seguro no puede aceptarse que se constituyera ninguna administración sobre un caudal perteneciente a diversas... (ver resumen completo)

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

SENTENCIA NÚM. 251/2.002.

ILMOS. SRES.

D. CARLOS MORENO MILLÁN

PRESIDENTE

D. FRANCISCO JOSÉ CARRILLO VINADER

D. ALVARO CASTAÑO PENALVA

MAGISTRADOS

En la ciudad de Murcia, a veinticuatro de junio del año dos mil dos.

Habiendo visto en grado de apelación la Sección Primera de esta Audiencia Provincial los autos de Juicio de menor cuantia número 491/00 que en primera instancia se ha seguido en el Juzgado Civil número Uno de Murcia entre las partes, como actores y ahora apelados D. Alexander , D. Gabino y D. Roberto , representados por el Procurador Sr. Salmerón Buitrago y defendidos por el Letrado Sr. Sánchez Galo, y como demandados D. Pedro Jesús , allanado, y D. Íñigo , Dª. María Cristina y Dª. Francisca , ahora apelantes, representados por el Procurador Sr. Martinez Torres y defendidos por el Letrado Sr. Cano Soubrier. Siendo ponente el Ilmo. Sr. Magistrado don FRANCISCO JOSÉ CARRILLO VINADER que expresa la convicción del Tribunal.

ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO

El Juzgado de instancia citado con fecha 17 de enero de 2.002 dictó en los autos principales de los que dimana el presente rollo la sentencia cuya parte dispositiva dice así: "FALLO: Que estimando la demanda interpuesta por el Sr. Procurador Salmerón Buitrago en nombre y representación de

D. Alexander , D. Gabino y D. Roberto contra Dª. María Cristina , D. Íñigo y Dª. Francisca declaro la nulidad de la disposición contenida en la cláusula tercera del testamento de Dª. Frida declarándose que la vivienda a la que ésta se refiera es propiedad de todos los litigantes en proindiviso, con imposición de costas a los demandados opuestos y absolución en las costas del allanado".

SEGUNDO

Contra la anterior sentencia, en tiempo y forma, interpuso recurso de apelación Dª. María Cristina y otros, por discrepar de la totalidad de sus pronunciamientos.

Admitido a trámite el recurso, se dio traslado a la otra parte, quien presentó escrito oponiéndose al mismo, pidiendo la confirmación de la sentencia.

Por el Juzgado se elevaron las actuaciones a esta Ilma. Audiencia Provincial, turnándose a la Sección Primera donde se registraron con el número 256/02 de Rollo. En providencia del día doce de junio de 2.002 se acordó traer los autos a la vista para dictar sentencia, señalándose para la celebración de la votación yFallo el día de hoy.

TERCERO

En la sustanciación de ambas instancias se han observado las prescripciones legales.

FUNDAMENTOS DE DERECHO
PRIMERO

La demanda se plantea por tres hermanos, como miembros de la comunidad hereditaria indivisa, contra otros cuatro hermanos, interesando que se declare la nulidad de una cláusula del testamento otorgado por la madre común en la que dejaba a su hija María Cristina un piso que la madre afirmaba que era de su exclusiva propiedad, cuando los ahora actores sostienen que era de todos los hermanos por partes iguales, pidiendo que se declare así y que la fallecida no podía haber dispuesto más que de su cuota, condenando a los demandados a estar y pasar por esta declaración.

A dicha demanda se allana uno de los demandados (D. Pedro Jesús ), en tanto que los otros tres se oponen, afirmando que no es posible pretender ahora la nulidad de la escritura de compraventa por medio de la cual la madre adquirió el piso, pues estaría prescrita la acción correspondiente, no existiendo prueba de que la madre recibiera la totalidad de la indemnización por el fallecimiento del padre, ni de que el dinero empleado por ella para comprar la nueva vivienda procediese de esa indemnización, negando que la cláusula testamentaria sea nula.

La sentencia considera acreditado que la madre carecía de recursos propios para comprar esa vivienda y utilizó el dinero de la comunidad hereditaria para adquirirla, sin que hayan transcurrido los treinta años precisos para adquirir la propiedad de la misma por...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA