SAP Baleares 246/2006, 30 de Mayo de 2006

Ponente:CARLOS GOMEZ MARTINEZ
Número de Recurso:222/2006
Procedimiento:CIVIL
Número de Resolución:246/2006
Fecha de Resolución:30 de Mayo de 2006
Emisor:Audiencia Provincial - Baleares, Sección 3ª
RESUMEN

PROFESIONALES DE LA SALUD. DEBER DE INFORMACIÓN. Habrá de ser el médico quien pruebe que proporcionó al paciente todas aquellas circunstancias relacionadas con la intervención mientras éste se halle bajo su cuidado, incluyendo diagnóstico, pronóstico y alternativas terapéuticas, con sus riesgos y beneficios, como corolario lógico de que se trata de hechos que fácilmente pueden ser probados... (ver resumen completo)

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

CARLOS GOMEZ MARTINEZMARIA ROSA RIGO ROSELLOGUILLERMO ROSELLO LLANERAS

AUD.PROVINCIAL SECCION N. 3

PALMA DE MALLORCA

SENTENCIA: 00246/2006

Rollo: RECURSO DE APELACION 0000222 /2006

S E N T E N C I A Nº 246

ILMOS. SRES.

PRESIDENTE:

DON CARLOS GOMEZ MARTINEZ

MAGISTRADOS:

DOÑA MARIA ROSA RIGO ROSSELLÓ

DON GUILLERMO ROSSELLÓ LLANERAS

En PALMA DE MALLORCA, a treinta de Mayo de dos mil seis.

VISTOS por la Sección Tercera de esta Audiencia Provincial, en grado de apelación, los presentes autos de juicio de Ordinario, seguidos ante el Juzgado de 1ª Instancia núm. Once de Palma, bajo el número 749/04, Rollo de apelación núm. 222/06, entre partes , de una como demandado-apelante D. Cornelio, representado por la Procuradora Sr. Salom Santana, y asistido del letrado Sr. Saiz Herrera, de otra, como actor-apelado D. Jose María, representado por el Procurador Sr. Gayá Font y asistido del letrado Sr. Guillermo Alcover.

ES PONENTE el Ilmo. Sr. Magistrado DON CARLOS GOMEZ MARTINEZ .

ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO

Por el Ilmo. Sr. Magistrado Juez del Juzgado de 1ª Instancia núm. Once de Palma, se dictó sentencia en fecha 21 de Noviembre de 2005 , cuyo Fallo es del tenor literal siguiente: "Que estimando sustancialmente la demanda formulada por el Procurador Sr. Gayá Font, en nombre y representación de D. Jose María, DEBO CONDENAR Y CONDENO al demandado D. Cornelio, al pago al actor de la suma de DIECISEIS MIL SETECIENTOS TREINTA Y DOS EUROS CON VEINTICINCO CÉNTIMOS (16.732,25 euros), en concepto de indemnización de daños y perjuicios derivados de la intervención quirúrgica practicada por el demandado al demandante en fecha 15 de noviembre de 2002, cantidad que, desde la fecha de esta resolución devengará a favor del acreedor el interés anual igual al del interés legal del dinero incrementado en dos puntos, condenando, asimismo, al demandado al pago de las costas causadas en este pleito".

SEGUNDO

Contra la expresada sentencia, y por la representación de la parte demandada, se interpuso recurso de apelación, que fue admitido y seguido el recurso por sus trámites se señaló para votación y fallo el 30 de mayo de 2006.

TERCERO

En la tramitación del presente recurso se han observado las prescripciones legales.

FUNDAMENTOS JURIDICOS

Se aceptan los de la resolución dictada en anterior grado jurisdiccional mientras no se opongan a los que siguen.

PRIMERO

En el presente proceso se ejercita acción de responsabilidad civil médica. Alega el actor que el facultativo demandado le practicó una colonoscopia para la extirpación de un pólipo en el curso de la cual le causó una perforación intestinal.

La sentencia de primera instancia considera que la causa de la perforación fue la intervención llevada a cabo por el demandado, y no una diverticulitis, como había aducido éste. Según el juez "a quo" el médico actuó con arreglo a las exigencias de la "lex artis ad hoc" ya que el riesgo de perforación era inherente a la intervención a la que fue sometido el actor. A pesar de ello, estima parcialmente la demanda, reduciendo el importe de la indemnización, por entender que el demandado no había informado adecuadamente al paciente, como es preceptivo.

Dicha sentencia constituye el objeto de la presente apelación al haber sido apelada por la parte demandada cuya dirección letrada, en el escrito de interposición del recurso, funda éste, en síntesis, en los siguientes motivos:

  1. El actor estaba debidamente informado de los riesgos de la operación pues así se desprende de la documentación remitida por la Clínica Universitaria de Navarra, en la que fue intervenido en 1997 y 1998, al igual en la ocasión de autos, para la extirpación de un pólipo intestinal, constando su consentimiento informado.

  2. No...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA